¿Cómo reflotar una empresa con deudas para que sobreviva?

¿Cómo reflotar una empresa con deudas para que sobreviva?

Todo aquel que posee una empresa sabe que ser empresario no es sencillo. Lograr vender los suficientes productos para conseguir que la facturación cubra los gastos es un verdadero quebradero de cabeza. Por no hablar de que la empresa obtenga beneficios. En esta ardua tarea muchos son los condicionantes que entran en juego. La fuerza comercial, la capacidad de trabajo del equipo, la gestión económica y financiera, etcétera… en muchas ocasiones, los empresarios se encuentran en un callejón sin salida. Por ello, ¿cómo reflotar una empresa con deudas para que sobreviva?

¿Cómo reflotar una empresa con deudas?

Las crisis son cíclicas, es decir, cada cierto tiempo la economía sufre una serie de ajustes y muchas son las empresas que los viven en sus propias carnes. Sin embargo, cabe señalar que realizar una buena gestión durante los años de bonanza logra solventar muchos problemas. Ponerse en manos de asesores expertos puede ser una eficaz solución para prevenir. No obstante, si tu empresa está pasando por algunos apuros, no tires la toalla, ya que todavía se puede trabajar para solventar esta situación de crisis.

La flexibilidad y capacidad de adaptación de las pequeñas y medianas empresas, así como las ganas del empresario en reflotar su empresa es en muchos casos el principal pilar sobre el que garantizar el éxito. Si lo que tu empresa está viviendo es una crisis de liquidez, necesitamos medidas de gestión ágiles e inmediatas para solucionarlas. Por este motivo, conseguir financiación será el primero de los objetivos. Tal vez esta sea la parte más fácil de solventar, siempre entendiéndolo entre comillas.

Problemas estructurales

Si por el contrario, lo que se detecta son una serie de problemas estructurales, la solución será más compleja. Diseñar una estrategia será el primer paso a dar y por lo tanto habrá que elaborar un plan de viabilidad de la empresa.

En un primer momento habrá que realizar un repaso a todas las facturas emitidas y comprobar que todos los clientes hayan abonado las mismas. Con este primer paso, lograremos que el flujo de caja se mueva y entre el dinero que nos servirá para ir liquidando nuestra propia deuda. Además, podremos calcular cuánta financiación necesitamos para abonar lo pendiente con nuestros proveedores, con quien deberemos negociar los plazos de pago y fijarlo para que en el futuro sean lo más beneficios posibles. Con esto claro, el siguiente paso será obtener financiación. Esta será una ardua tarea, ya que al no tener un balance de caja positivo nos resultará un poco más difícil conseguirlo.

¿Cómo reflotar una empresa con deudas para que sobreviva?

Paralelamente es conveniente realizar una revisión de nuestro catálogo de productos y de las demandas del mercado. De esta forma podremos detectar nuevas oportunidades de negocio que nos ayudarán a elevar las ventas. Si logramos aumentar la cantidad de productos que vendemos, aumentaremos la entrada de capital en nuestro flujo de caja.

Escuchar al mercado, a los trabajadores, realizar un nuevo estudio de mercado… será un buen punto de partida para comenzar con la innovación, un plan de marketing y de acciones que lograrán aumentar las ventas de la compañía. Seguro que entre todos se logra trazar un plan de acción y reflotar la empresa.

Concurso de acreedores

Si por el contrario entendemos que la empresa no es del todo viable se puede entrar en un concurso de acreedores. Este abarca las situaciones de quiebra y las de suspensión de pagos. Cabe señalar que el procedimiento concursal no busca cerrar la empresa, por lo que muchas de las acciones que se realizan en este concurso de acreedores van encaminadas al mantenimiento de la actividad. Entre las herramientas que se ofrecen están la venta de ramas de actividad, reducciones de plantilla, reestructuración de deuda, quitas, esperas, etcétera.